Oleaje más fuerte

category

Especiales
44 views

El cambio climático provoca un oleaje más fuerte, lo que puede erosionar muchas costas

Junio 23, 2021

El aumento del nivel del mar no es la única forma en que el cambio climático devastará la costa. Una investigación ha descubierto que también está haciendo que las olas sean más potentes, sobre todo en el hemisferio sur.

Hemos trazado la trayectoria de estas olas más fuertes y hemos comprobado que las costas del sur y el oeste de Australia, las islas del Pacífico y el Caribe, el este de Indonesia y Japón, y Sudáfrica ya están experimentando olas más potentes a causa del calentamiento global.

Esto agravará los efectos de la subida del nivel del mar, poniendo en mayor peligro a las naciones insulares de baja altitud del Pacífico, como Tuvalu, Kiribati y las Islas Marshall, y cambiando la forma de gestionar las costas en todo el mundo.

Pero no es demasiado tarde para detener los peores efectos, si reducimos drásticamente y con urgencia las emisiones de gases de efecto invernadero.

Un océano energético

Desde la década de 1970, el océano ha absorbido más del 90% del calor ganado por el planeta. Esto tiene una serie de repercusiones, como olas de calor marinas más largas y frecuentes, decoloración de los corales y suministro de una fuente de energía para tormentas más potentes.

Pero nuestra atención se centró en cómo el calentamiento de los océanos aumenta la potencia de las olas. Observamos las condiciones de las olas en los últimos 35 años y descubrimos que la potencia de las olas a nivel mundial ha aumentado al menos desde la década de 1980, concentrándose principalmente en el hemisferio sur, ya que se está bombeando más energía a los océanos en forma de calor.

Y un océano más energético significa mayores alturas de las olas y más potencial de energía erosiva para las costas de algunas partes del mundo que antes.

Las olas del océano han dado forma a las costas de la Tierra durante millones de años. Por ello, cualquier pequeño cambio sostenido en las olas puede tener consecuencias a largo plazo para los ecosistemas costeros y las personas que dependen de ellos.

Los manglares y las marismas, por ejemplo, son especialmente vulnerables al aumento de la energía de las olas cuando se combinan con la subida del nivel del mar.

Para escapar, los manglares y las marismas migran de forma natural a terrenos más altos. Pero cuando estos ecosistemas regresan a las zonas urbanas, no tienen adónde ir y mueren. Este proceso se conoce como “compresión de la costa”.

Estos ecosistemas suelen ser un amortiguador natural del ataque de las olas para las zonas costeras bajas. Por eso, sin estos ecosistemas periféricos, las comunidades costeras que se encuentran detrás de ellos estarán expuestas a una mayor energía de las olas y, potencialmente, a una mayor erosión.

¿Por qué ocurre esto?

Las olas del océano son generadas por los vientos que soplan a lo largo de la superficie del océano. Y cuando el océano absorbe calor, la superficie del mar se calienta, lo que favorece el ascenso del aire caliente que se encuentra sobre ella (lo que se denomina convección). Esto contribuye a la circulación atmosférica y a los vientos.

En otras palabras, llegamos a una cascada de impactos: las temperaturas más cálidas de la superficie del mar provocan vientos más fuertes, que alteran las condiciones globales de las olas del océano.

Nuestras investigaciones muestran que, en algunas partes de los océanos del mundo, la fuerza de las olas está aumentando debido a la mayor energía eólica y al desplazamiento de los vientos del oeste hacia los polos. Esto es más evidente en las regiones tropicales de los océanos Atlántico y Pacífico, y en las regiones subtropicales del océano Índico.

Pero no todos los cambios en las condiciones de las olas se deben al calentamiento de los océanos provocado por el cambio climático. Algunas zonas de los océanos del mundo siguen estando más influenciadas por la variabilidad climática natural -como El Niño y La Niña- que por el calentamiento oceánico a largo plazo.

En general, parece que los cambios en las condiciones de las olas hacia el ecuador están más impulsados por el calentamiento de los océanos debido al cambio climático provocado por el hombre, mientras que los cambios en las olas hacia los polos siguen estando más afectados por la variabilidad climática natural.

Cómo podría erosionar las costas

Aunque la respuesta de las costas al cambio climático es una compleja interacción de muchos procesos, las olas siguen siendo el principal motor del cambio en muchas de las costas abiertas y arenosas del mundo.

Entonces, ¿cómo pueden responder las costas a los golpes de olas más potentes? En general, depende de la cantidad de arena que haya y de cómo aumente exactamente la potencia de las olas.

Por ejemplo, si aumenta la altura de las olas, puede aumentar la erosión. Pero si las olas se hacen más largas (un alargamiento del periodo de las olas), esto puede tener el efecto contrario, al transportar arena desde aguas más profundas para ayudar a la costa a seguir el ritmo del aumento del nivel del mar.

Para las naciones de baja altitud en zonas de calentamiento de la superficie del mar alrededor del ecuador, el aumento de las olas – combinado con el aumento del nivel del mar – plantea un problema existencial.

Los habitantes de estas naciones pueden experimentar tanto la subida del nivel del mar como el aumento de la fuerza de las olas en sus costas, erosionando la tierra más arriba de la playa y dañando las propiedades. Estas zonas deben ser consideradas como puntos calientes del clima costero, donde se necesita una financiación continua de adaptación o mitigación.

No es demasiado tarde

No es de extrañar que encontremos las huellas del calentamiento del efecto invernadero en las olas del océano y, en consecuencia, a lo largo de nuestras costas. El estudio se limitó a analizar las condiciones históricas de las olas y cómo éstas ya se están viendo afectadas por el cambio climático.

Pero si el calentamiento continúa en línea con las tendencias actuales durante el próximo siglo, podemos esperar ver cambios más significativos en las condiciones de las olas a lo largo de las costas del mundo que los descubiertos en nuestra investigación retrospectiva.

Sin embargo, si logramos mitigar el calentamiento por efecto invernadero en línea con el acuerdo de París de 2℃, los estudios indican que aún podríamos mantener los cambios en los patrones de las olas dentro de los límites de la variabilidad climática natural.

Aun así, una cosa está muy clara: los impactos del cambio climático en las olas no son cosa del futuro, y ya se están produciendo en grandes partes de los océanos del mundo.

La medida en que estos cambios continúen y el riesgo que esto suponga para las costas mundiales estarán estrechamente relacionados con los esfuerzos de descarbonización en las próximas décadas.

related post

Anterior Siguiente