Aruba, el sueño paradisíaco para vacaciones

Septiembre 15, 2016

Cuando se piensa en sol, playa y arena, más allá de cualquier canción que se venga a la mente, lo que primero se evoca es una costa caribeña de palmera, cocos, tucanes y aguas translúcidas. Y claro, si se tiene un trago tropical en mano, o dispones de una suite con cortinas modernas en donde te hospedas, obviamente querrás subirlas de inmediato para dejar pasar los rayos del sol y así mucho mejor será la cosa, porque combinará con la remera colorida y frutal hará juego con el entorno floreado y húmedo.

Aruba, para quienes han vuelto con la experiencia vivida, es el paraíso en la Tierra. Siendo nada más que un pequeño país caribeño perteneciente a las Antillas Menores, muy cercano a Venezuela, Aruba se ha transformado en uno de los destinos más cotizados y visitados por viajeros y turistas de todo el mundo.

Esta isla ha sido catalogada como la poseedora de muchas de las playas más hermosas del planeta, en las que destacan atributos como el azul reflejo de sus aguas, el blanco tono de sus arenas y el sol siempre alegre y vivo.

En este país del caribe, cuya población es multilingüe y practica cuatro o más idiomas –con predominancia del inglés, español y neerlandés-, las atracciones son variadas en servicios y naturaleza, puesto que su principal fuente de ingresos son el turismo y la cultura. En Aruba no sólo se puede retozar en la playa y darse eternos baños de sol y agua cálida, sino también hacer recorridos guiados por sus ciudades y balnearios, hacer buceo y esnórquel o dar un paseo notable por el Parque Nacional Arikok, entre muchas otras imperdibles actividades.

Para los más intelectuales, el conocimiento de la geografía de la isla será una gran experiencia, puesto que en sus accidentes y formaciones geológicas se relata la historia de su génesis. Actualmente, desde las alturas de las Rocas de Casibari, entre otras, es posible obtener una envidiable panorámica de la isla, con un horizonte marino. Además, ciertos misterios siguen tejidos respecto a la procedencia de ciertas piedras, las Rocas de Ayo, que alguna vez fueron vivienda de pueblos indígenas. Quien visite Aruba y tenga instinto detectivesco, no puede irse sin elaborar su teoría propia.

El Parque Nacional Arikok

Uno de los destinos que no debe saltarse jamás un turista en Aruba está este. Esta Reserva Natural, ubicada cerca del monte Arikok, es el hogar de cientos de especies vivas en flora y fauna, que conviven en un entorno cuidado de la contaminación e intervención humana.

Este parque cubre una extensión equivalente a casi la quinta parte de Aruba y está conformado, principalmente, por tres formaciones geológicas, que comprenden lava, diorita de cuarzo y piedra caliza. Otro dato importante de destacar entre las bondades de este parque, están los dibujos y pictogramas de los indígenas Arawak, que hasta el día de hoy son motivo de inspiración científica y arqueológica. Claramente, si se trata de darle vida a la pasada por la playa, una visita al Parque Nacional Arikok será una ventajosa alternativa para parejas, familias, amigos y grupos de turistas unidos en el mismo tour.

Las playas de Aruba

Son la principal atracción y el imán más importante de la isla. A partir de su potencial turístico es que se han desarrollado la mayoría de las restantes atracciones de Aruba. Todas de una hermosa arena blanca, comparten las virtudes caribeñas que las hacen única.

Palm Beach es la más famosa y extensa de sus playas. En sus aires de paraíso se han construido decenas de hoteles y resorts de categoría mundial, que confabulan virtuosamente para prestigiar la isla completa. Cadenas hoteleras como Hyatt Regency, Marriott Resort y Radisson, pusieron sus ojos en Aruba para ensanchar su poderío económico y, en conjunto, se erigieron en torno barrios comerciales y residenciales de altísimo nivel y elegancia.

Los edificios hoteleros de fama mundial se pueden apreciar desde lejos en Aruba, con una distinguida arquitectura, diseño y una estética tan limpia y lujosa incluso en sus cortinas, como la que la mano de la naturaleza pudo expresar en la isla. Aruba, en todos los casos, es lugar al que no se puede dejar de ir.

Poseidón

Poseidón

Fan del mar, pescado con patas. Si hay algo que me gusta es mirar las olas romper en las rocas y como las aves se pierden en el horizonte.

Anterior Siguiente

related post