Denuncian que playas con candados que fueron abiertas en 2019 están nuevamente cerradas en Pichilemu

“Carabineros me indica que yo tengo que romper el candado e ingresar. Es una respuesta insólita, porque los que tienen que realizar este trabajo no es la ciudadanía”, acusó Camilo Jiménez, vocero de “Playas Para Todos O’Higgins”, luego de descubrir nuevamente cerrado el acceso a las playas de Pichilemu.

Nuevamente las playas de Pichilemu que habían quedado “liberadas” en 2019 tras la intervención de autoridades de la época, aparecieron con sus accesos cerrados con candados.

Se trata del ingreso a las playas Mónaco y Carrizalillo, ubicada en la costa de la región de O’Higgins, cuyo acceso fue abierto en una mediática intervención de la entonces ministra subrogante de Bienes Nacionales, Alejandra Bravo.

Sin embargo, en la actualidad nuevamente los portones que permiten la entrada de vehículos a la playa están cerrados con candados, según denunció Camilo Jiménez, vocero de “Playas Para Todos O’Higgins”.

En entrevista con el programa Expreso Bío Bío, el dirigente aseguró que “el sábado nos llegaron denuncias de que pescadores que habían querido ingresar a la playa no pudieron hacerlo y fuimos a corroborrarlo y efectivamente es así, está cerrado el acceso no hay ninguna forma como ingresar y de ahí estamos a una distancia aproximada de 12 kilómetros hasta la playa”.

Respecto a quien está bloqueando el acceso a las playas de Pichilemu, Jiménez aseguró que en este caso se trata de la familia de Eduardo Parraguez Galarce, que es el propietario del terreno por donde pasa el camino.

Se trata de una familia distinta a la que protagonizó el cierre de 2019, la familia Jaramillo, quien incluso en una ocasión llegó armado a intentar impedir el acceso.

“Nosotros ya lo hemos denunciado a la Seremi de Bienes Nacionales y al Delegado Provincial. Ellos son la autoridad que tienen que velar para que se restablezca el derecho tanto para los ciudadanos que quieren ir a hacer turismo a las playas, como también aquellos que quieran ir a realizar su trabajo, que es la pesca artesanal”, apuntó.

Consultado por la respuesta que entregó Carabineros cuando hicieron la denuncia, el vocero contó que le pidieron que él mismo rompiera los candados para tener acceso a las playas de Pichilemu.

“Llamé cuando estaba frente al candado, y Carabineros me indica que yo tengo que romper el candado e ingresar. Es una respuesta insólita, porque los que tienen que realizar este trabajo no es la ciudadanía, para romper los candados, para liberar los accesos. Para eso están las autoridades”, sentenció.

La Seremi de Bienes Nacionales, en tanto, les aseguró que va a estudiar el tema, citándolos a una reunión para el próximo viernes.

A %d blogueros les gusta esto: